miércoles, 8 de mayo de 2013

CAMINO PRIMITIVO CON PERRO. Comienza una nueva aventura con Gau.



Hace tiempo me pasó por la cabeza que si mi cuerpo me lo permitía, en mi vejez, una vez jubilado, realizaría una peregrinación a Santiago de Compostela por alguno de los múltiples caminos marcados que existen en la actualidad. Por circunstancias de la vida (estoy en paro), en estos momentos dispongo del tiempo del que creía no dispondría hasta mi jubilación. Por ello, y para realizar un par de peticiones al Santo (sobre trabajo y sobre la salud de mi mujer y nuestra futura hija), decidí realizar la peregrinación en estos momentos.
Mi idea, desde un principio, era hacerla con nuestra perrita Gau, gran amante del aire libre y de los largos paseos. Pero mi suegro, que ya había realizado el camino anteriormente por otros recorridos, se animó a última hora y se apuntó a hacerlo con nosotros.
El itinerario lo tenía claro desde el principio. Buscaba una ruta menos concurrida y en la que poder disfrutar en la mayor medida posible de buenos paisajes. No quería mucha gente para que Gau estuviera más tranquila y esto nos llevaba irremediablemente hacía el Camino Primitivo.
Se le llama Camino Primitivo por que es el primero del que se tiene constancia escrita como tal. Este es el que realizó el rey astur Alfonso II el casto en el siglo IX al de pocos años de descubrirse la tumba del apóstol para presentarle sus respetos.
El camino parte de Oviedo y atraviesa la zona media de Asturias para adentrarse en Galicia a través de Lugo y, pasando por su capital, dirigirse hacia Santiago de Compostela, uniéndose en la localidad de Melide al masificado Camino Francés. Con el épilogo que supone ir desde Santiago de Compostela hasta Fisterra, que también lo hicimos, recorreriamos algo mas de 450 km en 14 días (este dato lo tengo que comprobar con el GPS, pero si no es cierto muy poco le falta)
Según dicen los expertos el Camino Primitivo es el más duro de todos los caminos. Aunque en distancia es bastante más corto que el  Camino del Norte o el Camino Francés, su recorrido montañoso le confiere una especial dureza no apta para todo el mundo.
Exceptuando alguna etapa en concreto, no hay que superar grandes desniveles del tirón. La mayoría de las etapas son de las denominadas rompe piernas, con continuas subidas y bajadas, no muy largas, pero no por ello exentas de dureza. Se atraviesan ríos, arroyos, puentes, prados, bosques, valles, montañas… por pistas de tierra (o barro), de piedras, senderos, carreteras vecinales (asfaltadas y sin asfaltar) e incluso por alguna que otra carretera nacional.


Señalización en un cruce asturiano. El camino está bien marcado.

Una de las características principales, aparte de su dureza, es su extrema belleza (sobre todo en el tramo asturiano). Entre las poblaciones con más densidad de habitantes nos encontraremos con un sinfín de aldeas, muy pequeñas la mayoría, algunas de ellas incluso deshabitadas, donde la tranquilidad y el sosiego es la tónica dominante, donde disfrutaremos de sus paisajes y de la amabilidad de sus gentes, donde nos impregnaremos con sus aromas (y en ocasiones vaya aromas, por cierto), donde nos deleitaremos con su gastronomía...

En esta ocasión no voy a detallar las etapas tan exhaustivamente como lo hago normalmente. Hay que alabar la labor de aquellos que se han dedicado a señalizar el trazado del camino. Excepto en contadas ocasiones, la señalización es perfecta. Si no es un mojón con la baldosa de cerámica de la representativa vieira, aparecerá una flecha amarilla indicándonos la dirección que debemos tomar. Si no vemos ninguna señal hay que ser un poco coherente. Lo normal es seguir por el camino principal en la dirección que traíamos, pero primero es conveniente mirar bien en todos los cruces que nos encontremos. Debemos estar atentos, porque un error en el camino puede suponernos aumentar el recorrido en 2 ó 3 kilómetros, y en etapas que ya de por si son bastante largas, supone un pequeño revés.


La peregrina Gau en los montes astures

En mi descripción haré referencia a lo más representativo que nos encontramos ese día o a lo que a nosotros nos pareció en ese momento reseñable. Hablaré de sensaciones. También describiré y nombraré los sitios en los que comimos y en los que nos alojamos y no nos pusieron ninguna pega para que nuestra perrita Gau estuviera con nosotros. Con ello pretendo que si alguien se anima a realizar el camino con su mascota tenga más facilidades y menos incertidumbre de la que nosotros tuvimos. Eso sí, también tengo que decir que yo cargué con una tienda de campaña por si en algún pueblo no encontrábamos donde alojarnos. Tras 14 noches fuera de casa, en ninguna de ellas tuve que utilizar la tienda (aunque un día decidí volver 7 kilómetros atrás para dormir calentito en un albergue en el que sabía que permitían perros). Pero por si acaso, no está de más llevarla, con lo que tendréís que renunciar a alguna otra cosa si no queréis ir excesivamente cargados (Yo llevé una mochila de 13 kilos y se nota bastante). Al final de cada entrada pondré un cuadro resumen con los datos de interés más relevantes, para que lo observeis de una pasada y os hagáis una idea de todo lo que os vais a encontrar.

Tenési que tener muy en cuenta que el hospitalero no tiene porqué permitiros dormir con vuestro perro en el albergue. Es su decisión, por lo que las buenas formas y la humildad se convertirán en dos cualidades que tendréis que  saber explotar. El por favor y el gracias deberán estar presente en vuestro vocabulario en todo momento.
Yo, aparte del problema que supone llevar a tu perro, tenía otro problema. En algunos sitios, como en los dos albergues de la aldea de A seixas desde donde me tuve que volver 7 kilómetros hasta la aldea anterior, si que me permitían que la perra durmiera en el recinto, pero en un sobretecho fuera de las habitaciones. Mi compañera no se iba a mojar, eso si,  pero tenía que compartir lecho con el perro local. Gau esta acostumbrada a dormir conmigo, y si no me o no me siente se pone a gimotear. Además no es muy amiga de estar con otros perros, por lo que tenía que buscar un lugar en el que me permitieran que durmieramos juntos en la misma estancia. Ya podía ser en una habitación común si no se quejaba nadie, en un almacén, en un colchón tirado en el suelo en la sala comedor, en la habitación para minusválidos si el albergue disponía de ella y no estaba ocupada.... Yo hablaba con los hospitaleros e intentabamos buscar una solución. En la mayoría de los casos te solían dar una opción, aunque en alguna ocasión ésta no me pareció lo suficientemente satisfactoria y tenía que seguir buscando. Eso sí, si se cerraban en banda, les preguntaba si conocían otro alojamiento en el que pudieramos pernoctar y le daba las gracias por todo (me hubiera ayudado en algo o no). Tened en cuenta que están en su derecho de negarse a que durmais dentro. No montéis follones. Lo vuelvo a repetir. Sed humildes. Lo único que ganamos mostrando nuestro enfado es que tanto nosotros como el proximo peregrino que vaya con perro a ese albergue tengamos denegado el acceso por nuestra actitud.


Esta señal me la encontré un par de veces. Aún así, Gau pudo dormir dentro conmigo

Otro aspecto a tener en cuenta es que nosotros realizamos el camino entre finales de abril y principios de mayo. Se podría decir que todavía era temporada baja. Tened en cuenta que si decidís hacerlo en verano probablemente os encontréis con más problemas de los que nosotros tuvimos.

También hay que tener en cuenta el tamaño de vuestro amigo y su aspecto. Gau es una perrita mediana muy amigable con la gente y con cara de no haber roto un plato nunca. Si váis a hacer el camino con un perro grande o de aspecto más amenzante seguramente os encontrareis con mas problemas. Aunque éste sea un trozo de pan. Pero ya sabéis que la primera impresión cuenta mucho. Sobre todo en contra. Así que si sois dueños de un perro grande armaos de paciencia (y de una tienda de campaña).

Otra posibilidad que tenéis que tener muy poresente, sobre todo si vuestro perro es muy grande o territotrial, es la de organizaros el camino parando en pueblos que tengan pensiones o alojamientos en los que se os permita alojaros con vuestros compañeros. Aunque esta opción es mas efectiva y provoca menos quebraderos de cabeza, también es algo mas cara. En Cadavo-Baleira nos encontramos con una pareja que había reservado plaza en diferentes alojamientos a lo largo del camino para evitar problemas y estaban contentos. Todo depende del dinero que dispongais y de la forma en que queráis afrontar esta aventura.
Evitando enrollarme más, os emplazo a que vayáis leyendo las entradas de cada etapa que iré subiendo poco a poco. En ellas daré datos mas concretos sobre cada lugar. Espero que con ellas pueda ayudar a alguien.

12 comentarios:

  1. Si, todavía no es muy mayor. En diciembre hace 6 años

    ResponderEliminar
  2. Si, todavía no es muy mayor. En diciembre hace 6 años

    ResponderEliminar
  3. Buenas Niko, estoy planeando el camino primitivo para hacerlo con mi perro espero no encontrar muchas dificultades, sera en el mes de agosto.
    Como dices es el menos transitado no obstante si pudieras decirme algunos alojamientos donde admitan perro te lo agradecería.
    te dejo mi email: ppazlazo@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo. Perdona por la tardanza, pero desde que tuvimos a nuestro segundo hijo no paso mucho por aquí...

    Los albergues en los que nosotros pernoctamos son los siguientes:

    1) El escamplero. Albergue municipal. No hay hospitalero. Se recogen las llaves en el restaurante “el tendejón de Fernando”, que te lo encuentras antes que el albergue. Dormimos con el resto de peregrinos. Gau a mis pies.
    2) Salas. Albergue la campa. Privado. Nos habilitaron un almacén como habitación para Gau y para mi.
    3) Tineo. Albergue municipal Mather Christi. Dormimos en una pequeña habitación separada con 2 camas.
    4) Pola de Allande. Albergue municipal. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    5) Grandas de Salime. Albergue el Salvador. Municipal. Dormimos en unas literas que se encuentran abajo, al final del salón.
    6) Padrón (junto a Fonsagrada, Lugo). Albergue de la Xunta de Galicia. Eran habitaciones para cuatro personas. Dormimos con otros peregrinos que conocíamos de días anteriores.
    7) Cádavo-Baleira. Albergue de la Xunta de Galicia. Nos dejaron dormir en una habitación que tienen habilitada para minusválidos.
    8) Lugo. Hotel España. En el albergue municipal era imposible convencer al hospitalero.
    9) A Seixas. Aquí NO PUDIMOS DORMIR en ninguno de los dos albergues que hay (ni en el municipal ni en el privado). No nos lo permitieron. Si me permitían montar la tienda junto al albergue en un jardín que tienen, pero estaba nevando y no iba tan preparado como para dormir con tanto frío… Tuve que desandar lo andado unos 7 kilometros, hasta el albergue Ponte Ferreira, en Ferreira. Albergue privado. Lo lleva una pareja muy simpática que ya me habían confirmado que allí si podría dormir con Gau. Dormimos en una habitación solo para nosotros.
    10) Arzua. Pensión Vilariño Moscoso. Aquí hay varios albergues, pero también demasiada gente. Fuimos a piñón fijo donde ya sabía que permitían animales.
    11) Santiago De Compostela. Albergue Acuario. Privado. Nos metieron en una habitación que tienen habilitada para minusválidos.
    12) Negreira. Albergue Lua. Privado. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    13) Olveiroa. Albergue de Santiago de Olveiroa. Me habían reservado una esquina en una habitación, pero otro peregrino que llegó mientras comíamos puso sus cosas allí. Para evitar problemas me ofreció como opción dormir en un pequeño comedor con unos colchones en el suelo. Perfecto.
    14) Muxia. Albergue Bella Muxía. Privado. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    15) Fisterra. Hotel-restaurante Áncora. Precios especiales a peregrinos.

    Nosotros fuimos a finales de abril y principios de mayo. Me imagino que vosotros tendréis más problemas por la afluencia de peregrinos. Suerte, paciencia, humildad y !BUEN CAMINO!

    ResponderEliminar
  5. Hola Pablo. Perdona por la tardanza, pero desde que tuvimos a nuestro segundo hijo no paso mucho por aquí...

    Los albergues en los que nosotros pernoctamos son los siguientes:

    1) El escamplero. Albergue municipal. No hay hospitalero. Se recogen las llaves en el restaurante “el tendejón de Fernando”, que te lo encuentras antes que el albergue. Dormimos con el resto de peregrinos. Gau a mis pies.
    2) Salas. Albergue la campa. Privado. Nos habilitaron un almacén como habitación para Gau y para mi.
    3) Tineo. Albergue municipal Mather Christi. Dormimos en una pequeña habitación separada con 2 camas.
    4) Pola de Allande. Albergue municipal. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    5) Grandas de Salime. Albergue el Salvador. Municipal. Dormimos en unas literas que se encuentran abajo, al final del salón.
    6) Padrón (junto a Fonsagrada, Lugo). Albergue de la Xunta de Galicia. Eran habitaciones para cuatro personas. Dormimos con otros peregrinos que conocíamos de días anteriores.
    7) Cádavo-Baleira. Albergue de la Xunta de Galicia. Nos dejaron dormir en una habitación que tienen habilitada para minusválidos.
    8) Lugo. Hotel España. En el albergue municipal era imposible convencer al hospitalero.
    9) A Seixas. Aquí NO PUDIMOS DORMIR en ninguno de los dos albergues que hay (ni en el municipal ni en el privado). No nos lo permitieron. Si me permitían montar la tienda junto al albergue en un jardín que tienen, pero estaba nevando y no iba tan preparado como para dormir con tanto frío… Tuve que desandar lo andado unos 7 kilometros, hasta el albergue Ponte Ferreira, en Ferreira. Albergue privado. Lo lleva una pareja muy simpática que ya me habían confirmado que allí si podría dormir con Gau. Dormimos en una habitación solo para nosotros.
    10) Arzua. Pensión Vilariño Moscoso. Aquí hay varios albergues, pero también demasiada gente. Fuimos a piñón fijo donde ya sabía que permitían animales.
    11) Santiago De Compostela. Albergue Acuario. Privado. Nos metieron en una habitación que tienen habilitada para minusválidos.
    12) Negreira. Albergue Lua. Privado. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    13) Olveiroa. Albergue de Santiago de Olveiroa. Me habían reservado una esquina en una habitación, pero otro peregrino que llegó mientras comíamos puso sus cosas allí. Para evitar problemas me ofreció como opción dormir en un pequeño comedor con unos colchones en el suelo. Perfecto.
    14) Muxia. Albergue Bella Muxía. Privado. Dormimos en una esquina con el resto de peregrinos.
    15) Fisterra. Hotel-restaurante Áncora. Precios especiales a peregrinos.

    Nosotros fuimos a finales de abril y principios de mayo. Me imagino que vosotros tendréis más problemas por la afluencia de peregrinos. Suerte, paciencia, humildad y !BUEN CAMINO!

    ResponderEliminar
  6. Hola Niko, estoy buscando información para hacer un tramo del Camino de Santiago con mi perrita y he dado con tu blog y al ver la foto de tu perra he alucinado porque es igualita que la mía.La adoptamos hace un par de años y pensábamos que era una mezcla de pastor vasco con otras razas, pero me llama mucho la atención el enorme parecido con la tuya. ¿Sabes de qué raza es?

    ResponderEliminar
  7. Aupa Maite! Lo único que sabemos seguros es que la madre es pastor vasco... El padre creemos que fue un snauzer, pero no tenemos ni idea. Eso si, era uno muy ágil, pues salto una valla de 2 metros...

    ResponderEliminar
  8. Aupa Maite! Lo único que sabemos seguros es que la madre es pastor vasco... El padre creemos que fue un snauzer, pero no tenemos ni idea. Eso si, era uno muy ágil, pues salto una valla de 2 metros...

    ResponderEliminar
  9. Un gran abrazo para Niko, perro y familiares. Yo vivo en Madrid, y con 53 cogí un ERE voluntario. He realizado parte del Francés y en 2014 el Camino Primitivo. Que nadie se lleve a engaño. Hay quien lo hace descalzo ( habría mucho que hablar), con zapatillas treking o con botas. Hay rutas de mucha mucha pedrera, donde los ayuntamientos han volcado por el camino camiones cargados con piedras pequeñas. Mi consejo es llevar para Camino Primitivo unas botas de suela semirigida para no sentir las piedras y llevar el tobillo bien protegido. Al llevar macutos con 6 kilos en adelante, las botas demasiado flexibles hacen que notemos las piedrecitas. Os aconsejo no llevar botas flexibles tipo Merrell Moab Mid. En mi caso notaba todas las piedras. Lo acabé de hacer porque soy muy sufrido, y gracias a mis años de montaña. La elección del calzado es complicado: las chanclas de piscina son muy agradables al terminar las jornadas, facilitando si hay que curar ampollas. Las zapatillas deportivas también son comodas para la terminación de jornadas e incluso en algunos tramos podeis usarlas. Pensar que las zapatillas que yo he mencionado, son poco transpirables además de "incarse" muchas de las piedrecitas de caminos. Un abrazo fuerte Niko. Teneis un perro fantástico. Yo vi a varios perros en el camino y todos ellos disfrutaban tanto o mas que nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Un gran abrazo para Niko, perro y familiares. Yo vivo en Madrid, y con 53 cogí un ERE voluntario. He realizado parte del Francés y en 2014 el Camino Primitivo. Que nadie se lleve a engaño. Hay quien lo hace descalzo ( habría mucho que hablar), con zapatillas treking o con botas. Hay rutas de mucha mucha pedrera, donde los ayuntamientos han volcado por el camino camiones cargados con piedras pequeñas. Mi consejo es llevar para Camino Primitivo unas botas de suela semirigida para no sentir las piedras y llevar el tobillo bien protegido. Al llevar macutos con 6 kilos en adelante, las botas demasiado flexibles hacen que notemos las piedrecitas. Os aconsejo no llevar botas flexibles tipo Merrell Moab Mid. En mi caso notaba todas las piedras. Lo acabé de hacer porque soy muy sufrido, y gracias a mis años de montaña. La elección del calzado es complicado: las chanclas de piscina son muy agradables al terminar las jornadas, facilitando si hay que curar ampollas. Las zapatillas deportivas también son comodas para la terminación de jornadas e incluso en algunos tramos podeis usarlas. Pensar que las zapatillas que yo he mencionado, son poco transpirables además de "incarse" muchas de las piedrecitas de caminos. Un abrazo fuerte Niko. Teneis un perro fantástico. Yo vi a varios perros en el camino y todos ellos disfrutaban tanto o mas que nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco
      Tienes razón. Nosotros hicimos todo el camino con botas de monte. Además de las piedras que comentas, hay zonas con una cantidad de barro importante, aparte de riachuelillos y demás. Con las botas vas más seguro y protegido. Lo de las chanclas de piscina también es un acierto. Todos los días, después de cada etapa, viene de maravilla refrescar los pies en algún rio o abrevadero. Tonifica mucho. Y la perra se lo paso de maravilla. Me encantaría volver a hacerlo, pero ahora, con nuestros dos hijos tan pequeños, no va apoder ser. Es una experiencia inolvidable.
      Un saludo Francisco.

      Eliminar